Tratamientos

Aquí podrás encontrar todo lo relacionado con nuestros tratamientos ...

Dolor de espalda y cuello

Aproximadamente el 80 por ciento de la población ha sufrido dolor de espalda y cuello en algún momento a lo largo de su vida.

Algunas de las causas del dolor de espalda pueden ser:

  • Demasiadas horas de pie o sentado.
  • Levantar demasiado peso.
  • Poca flexibilidad.
  • Debilidad muscular.
  • Embarazo.
  • Estreñimiento, colon irritable y dolor menstrual.
  • Disfunciones a nivel torácico, pelvis y piernas.
  • Accidentes.

Existen otras causas más complejas del dolor de espalda como hernias discales, fracturas, tumores o infecciones. Los osteópatas con titulación universitaria estamos capacitados para diferenciar el origen del dolor, adaptando los tratamientos a cada caso o en su defecto a derivar al profesional de la salud adecuado.

El osteópata le ayudará a manejar su dolor de la mejor manera:

  • Mejorando la movilidad de las articulaciones.
  • Reduciendo la tensión muscular, inflamación e irritación nerviosa.
  • Mejorando el aporte sanguíneo de la zona.
  • Reduciendo la duración y ayudando a prevenir futuros episodios de dolor.
  • Brindando consejos para mejorar la postura, ejercicios y estiramientos.
  • Orientándole sobre como mejorar sus pautas en cuanto a ergonomía (postura, manera de sentarse, de levantar peso, de realizar gestos concretos o de dormir).
  • Orientando en cuanto a alimentación, hidratación, y ejercicio.
  • Trabajando en conjunción con las pautas indicadas por su médico.
  • Derivándole a los profesionales indicados cuando sea necesario.

Consejos para mantener una espalda sana:

  • Evite el sedentarismo.
  • Caminar le permite mejorar la movilidad y hacer ejercicio diario. El yoga, el Tai chi o el Pilates mantienen su espalda fuerte y flexible.
  • Hidrátese a menudo para mantener su columna mas móvil.
  • En trabajos duros y repetitivos, cambie el ritmo, haga pausas y estire.
  • Tenga cuidado al levantar objetos pesados.
  • Acuda regularmente al osteópata durante el embarazo y la lactancia.
  • Asegúrese de dormir en un buen colchón.
  • Procure que sus niños no lleven mochilas muy pesadas o pasen demasiado tiempo frente al ordenador o la televisión.
  • Evite el estrés ya que tensa sus músculos y vuelve su espalda más rígida.
  • Visite a su osteópata regularmente.