Tratamientos

Aquí podrás encontrar todo lo relacionado con nuestros tratamientos ...

Bebés, niños y adolescentes

Los más pequeños también pueden beneficiarse del tratamiento osteopático. Las maniobras de exploración y tratamiento difieren de las utilizadas en otros grupos de edad. No se trata de adultos en miniatura. Muchas de sus estructuras corporales son más frágiles o aún no están completamente formadas y deben ser tratadas adecuadamente.



La osteopatía puede tratar un amplio abanico de disfunciones relacionadas con los bebés. Los siguientes son algunos de los problemas que se pueden tratar.

  • Tortícolis
  • Plagiocefalia o cabeza deformada
  • Cólicos del lactante
  • Estreñimiento
  • Alteraciones de la succión
  • Alteraciones del sueño

Hay muchas razones que pueden interferir en el desarrollo normal de un niño:
trauma durante el embarazo y el nacimiento, caídas, accidentes o sencillamente el rápido crecimiento del cuerpo puede generar problemas asociados al sistema locomotor.

Otras situaciones relativas a los niños podrían ser problemas relacionados con la postura, problemas inflamatorios o lesiones deportivas.

Se trabajará con usted y su hijo para planificar el mejor abordaje posible. Se examinará y se hará un diagnóstico osteopático del caso, y antes de comenzar el tratamiento se le hará una detallada historia clínica. Esto, junto con un exhaustivo examen físico y del desarrollo psicomotor, nos ayudará a determinar cual es el tratamiento osteopático más adecuado para su hijo o si por el contrario en necesario derivarlo a otro profesional de la salud. También se le darán consejos nutricionales, posturales y ejercicios si fuesen necesarios.

El tratamiento osteopático es seguro, suave y efectivo. Sencillamente ayuda a los cuerpos de los pequeños a adaptarse mejor a los cambios que se dan durante el crecimiento evitando problemas posteriores. La osteopatía ayudará a que su bebe sea un niño sano y por tanto un adolescente sano.

Algunos de los problemas que la osteopatía puede tratar en niños y adolescentes:

  • Dolores de espalda y de cabeza.
  • Infecciones de oído.
  • Dolores debidos al crecimiento en músculos y articulaciones.
  • Problemas posturales que afectan la curvatura de la columna.
  • Alteraciones urinarias.
  • Dolor de regla.
  • Dificultad para caminar o dolor en el pie.
  • Lesiones deportivas.

Los niños necesitan crecer en óptimas condiciones de movilidad, fuerza y equilibrio. En ocasiones sus cuerpos se ven sometidos a grandes exigencias debidas a sus actividades cotidianas y al deporte. Es importante que en este sentido, los niños sean tratados por profesionales que estén al tanto de sus necesidades en las etapas de crecimiento.

Antes de tratar a su hijo, se le hará un exhaustivo examen físico para determinar si es susceptible de ser tratado con osteopatía o si por el contrario debe ser derivado a otro profesional sanitario.

Se le brindarán consejos nutricionales, ejercicios y rutinas que puedan ayudar a su hijo a prevenir lesiones y mantenerse sano, activo y feliz.

Bebés, niños y adolescentes